top of page

Cómo Israel facilitó el genocidio guatemalteco en los ´80

Por Mark Lewis Taylor / Jacobin

Fue en las calles de la ciudad de Guatemala en 1987 cuando comencé a darme cuenta de la asociación de Israel con Estados Unidos para facilitar el genocidio.


Hoy estamos “viendo un genocidio” –una “condición genocida” acumulativa de décadas–, como sostiene la profesora israelí de cultura moderna y medios de comunicación Ariella Aisha Azoulay . Lo vemos en el ataque de Estados Unidos e Israel contra Gaza. Mis recuerdos y conocimientos vuelven a reflexionar sobre la conexión de Israel con la práctica genocida, no sólo en Gaza sino también en Guatemala.


En la Guatemala de los años 1980, una contrainsurgencia de gobiernos militares respaldados por Estados Unidos masacró a los indígenas mayas y a decenas de miles de otros disidentes y sospechosos. No había redes sociales para cubrirlo. La mayoría de los ciudadanos estadounidenses no sabían nada al respecto. Los asesinatos de este período en Guatemala han sido reconocidos como “genocidio” por analistas oficiales y por un minucioso informe de investigación de doce volúmenes. Este último estudio dejó en claro lo apropiado de la frase “actos de genocidio” para nombrar los crímenes del ejército de Guatemala contra los mayas, a pesar de la afirmación de los militares de que carecían de “intención” de cometer genocidio, que solo estaba motivado por motivos económicos, preocupaciones políticas o militares. Al igual que con Israel desde Gaza hasta Palestina, lo mismo ocurre con las élites guatemaltecas en relación con los indígenas mayas, es el registro histórico de décadas de matanzas, ocupación, expulsión forzosa y deshumanización acumulativas lo que establece los actos y condiciones como los de genocidio.


Los estudios del genocidio de Guatemala, como mostraré, también revelan el papel especial de Israel en esa matanza bajo la égida de los intereses imperiales estadounidenses.


Estuve por primera vez en Guatemala en 1987 para entrevistar a educadores y activistas que fueron importantes para mi investigación sobre el papel de las creencias religiosas entre los pueblos indígenas mayas mientras luchaban contra su represión en curso. 1987 fue un año en el que la última serie de gobiernos militares de Guatemala acababa de superar la peor violencia masiva contra las comunidades mayas, la peor ocurrida entre 1981 y 1983. A este período se le suele denominar “holocausto oculto/silencioso”, “holocausto de Guatemala” o “holocausto de Guatemala”. el “holocausto maya”. Y este es sólo un lugar de la participación de Israel en la violencia estatal y el terrorismo masivos en toda América Latina. Había estado trabajando con guatemaltecos y otros en Estados Unidos para buscar el fin de la ayuda militar estadounidense a Guatemala.


Simultáneamente a mi investigación, también estuve en Guatemala para establecer un programa para estudiantes, uno que dirigí en el Seminario Teológico de Princeton durante casi quince años. Colocó a nuestros estudiantes en Centroamérica, generalmente en Guatemala, durante ocho semanas de programas de aprendizaje de verano, no para misiones o proyectos de construcción, sino principalmente para acompañamiento, escucha y comprensión mutua. Establecer este programa a través de consultas con muchos guatemaltecos y luego guiar a los estudiantes a través de este programa sigue siendo una de las experiencias más valiosas de mis más de cuarenta años de enseñanza en Princeton.

Un día de 1987, mientras el polvo y el smog de una calle de la ciudad de Guatemala se arremolinaban a mi alrededor, conversé con un amigo y mentor activista. Fuimos interrumpidos, sobresaltados por una fuerte orden dada por un mando autoritario, proyectada por un altavoz con vibración profunda. Llámalo sonido parecido a Darth Vader, sólo que más agudo, ligeramente más agudo y más amenazador a un volumen alto.


«¿Qué?» Jadeé con irritación.


“Oh, sí”, aclaró mi colega, “sean testigos de nuestros nuevos vehículos policiales, cortesía del gobierno israelí”.


“¿Israel en Guatemala?” Esto me perturbó y comenzó una línea de pensamiento que persistió en mi investigación y mis escritos durante décadas. La destrucción por parte del Estado israelí de más de 400 a 500 aldeas en Palestina en 1947-1948 estaría vinculada durante las décadas siguientes, en mi opinión, con la destrucción de un número similar de aldeas en Guatemala a principios de los años ochenta. Mi pensamiento sobre esta parte de la enmarañada red de resultados genocidas mundiales se convirtió en una preocupación de por vida en mis investigaciones y publicaciones (y aquí ).


Sabía algo de la historia de guerra y represión de Israel en Palestina, pero no sabía entonces, en 1987, de sus conexiones para suministrar equipo policial y militar, así como asesores en tecnología y vigilancia a Guatemala. Las instituciones policiales del país estaban conectadas en red con agencias militares y de vigilancia. Estos agentes armados del Estado se convirtieron en amenazas temibles para sus ciudadanos y actores brutales, especialmente después de que la CIA orquestó un golpe de estado en 1954 contra el último gobierno democráticamente elegido de Guatemala.


Las peores masacres en pueblos mayas fueron parte de grandes “barridas” militares en las tierras altas del norte y oeste de Guatemala. El coronel estadounidense George Maynes dijo al periodista Allan Nairn que había trabajado con el general guatemalteco Benedicto Lucas García para desarrollar esta táctica de barrido. Durante la presidencia del general pentecostal Efraín Ríos Montt, esta táctica de barrido se desarrolló en marzo de 1982 hasta convertirse en una estrategia sistemática contra los mayas, que eran vistos como el principal “enemigo interno” del Estado guatemalteco. Nairn también informa que el capitán de los Boinas Verdes de EE.UU., Jesse García, fue aún más específico acerca de cómo “estaba entrenando a tropas guatemaltecas en la técnica de ‘destruir pueblos’”. Los indígenas mayas sufrieron más de 625 masacres y también, según admitió el propio gobierno, la destrucción casi total de más de 600 aldeas en las tierras altas rurales de Guatemala. Cien mil huyeron a México y más de un millón fueron desplazados dentro de Guatemala.


No fueron sólo los indígenas mayas quienes sufrieron tales atrocidades. Los disidentes o sospechosos urbanos no indígenas también fueron detenidos y, a menudo, interrogados, torturados o desaparecidos. Más de un millón de páginas de informes de archivos de la policía guatemalteca (sí, más de un millón de páginas recuperadas ahora) lo confirman . En total, más de 200 mil personas murieron o desaparecieron en la guerra en Guatemala entre 1960 y 1996.


En una visita posterior con estudiantes de seminario en 1988, acompañada por mi familia y mis dos hijos pequeños, visité la unidad forense del Grupo de Apoyo Mutuo en un pequeño edificio en la ciudad de Guatemala dirigido por las madres de los desaparecidos (“madres de los desaparecidos ”) . A la mañana siguiente vimos en los periódicos que el edificio había sido bombardeado por la policía. Se trataba de familias que buscaban a sus seres queridos desaparecidos (y lo hacían con el apoyo de delegaciones internacionales de las que yo formaba parte), todos buscando información forense que pudiera exponer a los culpables de las desapariciones; esto era un delito en Guatemala en esos años. Este encuentro marcó dramáticamente para mí la omnipresencia de la violencia en Guatemala y el papel de Estados Unidos en sostenerla.


Se utilizaron rifles Galil de fabricación israelí en todas las tierras altas, mientras que helicópteros de fabricación estadounidense transportaron tropas a las tierras altas para lo que, según el informe, fueron «actos de genocidio».


La conexión de Israel con todo esto ha sido ampliamente investigada.


Israel se involucró fuertemente con el gobierno militar de Guatemala, especialmente después de que el presidente estadounidense Jimmy Carter cortara la mayor parte de la ayuda militar estadounidense a Guatemala en 1977 debido a su notorio historial de abusos contra los derechos humanos. El periodista de investigación George Black, que escribe para NACLA , informó que Israel intervino con entusiasmo en lugar de Estados Unidos, convirtiéndose en “el principal proveedor de Guatemala. En 1980, el ejército fue reequipado completamente con rifles Galil [fabricados en Israel] a un costo de 6 millones de dólares”. En años posteriores, las élites militares guatemaltecas estaban orgullosas de haber sofocado la insurgencia en gran medida sin la ayuda de Estados Unidos. Israel había desempeñado un papel de representante muy valioso para los proveedores militares estadounidenses.


En una masacre infame, una de muchas, la conexión israelí estuvo claramente presente. En la aldea de Dos Erres, el 6 de diciembre de 1982, comandos entrenados por Israel abandonaron la aldea completamente incendiada, después de disparar, torturar y/o violar a más de doscientos aldeanos. Un equipo de investigación de las Naciones Unidas informó : “Todas las pruebas balísticas recuperadas correspondían a fragmentos de bala de armas de fuego y vainas de rifles Galil fabricados en Israel”. Esto fue sólo en el único pueblo de Dos Erres. La misma investigación de doce volúmenes informa que se utilizaron rifles Galil de fabricación israelí en todas las tierras altas, mientras que helicópteros fabricados en Estados Unidos transportaron tropas a las tierras altas para lo que, según el informe, fueron “actos de genocidio”.


Desgraciadamente, me tomó demasiado tiempo aprender de cuántas otras maneras Israel había estado involucrado en la violencia estatal masiva de Guatemala. El politólogo Bishara Bahbah, formado en Harvard, en su libro Israel and Latin America: The Military Connection (1986) calificó la ayuda militar israelí a Guatemala como un “caso especial” dentro de un conjunto más amplio de ventas de armamento de Israel a América Latina a lo largo de décadas. Otros trabajos plantean puntos similares, como el estudio de Milton Jamail y Margo Gutiérrez, It’s No Secret: Israel’s Military Involvement in Central America .


Los académicos continúan estudiando la contribución militar de Israel a la militarización del orden global actual. Israel es experto en promocionarse como proveedor de tecnología para la “pacificación” de los puntos conflictivos del orden global. El antropólogo israelí Jeff Halper documenta esto detalladamente en su libro Guerra contra el pueblo: Israel, los palestinos y la pacificación global (2015). Halper señala que en Guatemala, la ayuda y el entrenamiento militar de Israel fueron fundamentales para establecer comunidades de “reajustamiento” de asentamientos forzosos o “aldeas modelo” diseñadas para monitorear a los sobrevivientes de la masacre. Los oficiales militares guatemaltecos incluso se refirieron a esto como una “palestinización” de las tierras mayas de Guatemala después de la masacre, donde la conmoción, el temor y las campañas de tierra arrasada habían dejado a un pueblo devastado. El periodista nacido en Guatemala Víctor Perera describió el resultado como “una réplica distorsionada del Israel rural”. Ian Almond, quien relató la descripción de Perera, afirmó que el coronel guatemalteco entrenado en Israel Eduardo Wohlers, a cargo del Plan de Asistencia a Áreas de Conflicto, admitió que “el modelo de kibutz y moshav está firmemente plantado en nuestras mentes”.


Aquí hay sólo algunas notas más sobre la conexión de Israel con Guatemala:

Ya en 1978, las discusiones conjuntas que tuvieron lugar en Israel entre los ministros de defensa israelíes y guatemaltecos se centraron en “el suministro de armas, municiones, equipo de comunicaciones militares (incluido un sistema informático, tanques y vehículos blindados, cocinas de campaña, otros artículos de seguridad e incluso el «… posible suministro del avión de combate avanzado, el Kfir. También hablaron de enviar personal israelí… para entrenar y asesorar al ejército guatemalteco y a la policía de seguridad interna (conocida como G-2) en tácticas de contrainsurgencia».


Mientras comenzaban las redadas guatemaltecas contra los mayas en noviembre de 1981, Estados Unidos e Israel firmaron el Memorando de Entendimiento sobre Cooperación Estratégica. Se centró en sus esfuerzos conjuntos “fuera de la zona del Mediterráneo oriental”.


Israel comenzó a entregar sus aviones utilitarios Arava STOL en 1977, supuestamente sólo para transportar suministros no militares, pero, como anuncian los israelíes, los aviones son «rápidamente convertibles» para otros fines, incluso para convertirse en «un sustituto del helicóptero». Fueron utilizados para actividades de contrainsurgencia en las tierras altas de Guatemala.


El general Benedicto Lucas García, jefe del Estado Mayor del ejército guatemalteco que implementó las redadas genocidas, expresó su agradecimiento por “el asesoramiento y la transferencia de tecnología electrónica” de Israel mientras hablaba en una ceremonia especial para la inauguración de la Escuela de Transmisión y Tecnología del Ejército de Guatemala. Electrónica.


El periodista Gabriel Schivone ofreció un resumen exhaustivo del papel de Israel en la “Guerra Sucia de Guatemala” en The Electronic Intifada , describiendo cómo Israel desempeñó este papel de representante de Estados Unidos. Un ministro de economía israelí, Yaakov Meridor, declaró : “Les diremos a los estadounidenses: no compitan con nosotros en Taiwán; no compitan con nosotros en Sudáfrica; No compitan con nosotros en el Caribe ni en otros lugares donde no se pueden vender armas directamente. Dejanos hacerlo. . . . Israel será su intermediario”.


Pensemos en el general israelí Mattityahu Peled, que fue un combatiente entrenado por Israel en el grupo paramilitar de élite sionista Haganah, un administrador militar de la Gaza ocupada a finales de los años cincuenta y también un general durante la guerra de 1967. Peled dio una explicación honesta del papel de Israel en el mercado mundial de armas:

Israel ha dado a sus soldados formación práctica en el arte de la opresión y en métodos de castigo colectivo. No es de extrañar, entonces, que después de su liberación del ejército, algunos de esos oficiales opten por utilizar sus conocimientos al servicio de los dictadores y que esos dictadores estén complacidos de acoger a los expertos israelíes.


El golpe de Estado del presidente Ríos Montt en 1982, como él mismo explicó a ABC News, triunfó porque “muchos de nuestros soldados fueron entrenados por los israelíes”. Se informó que los entrenadores y asesores israelíes para acciones militares y policiales eran entre 150 y 200, y algunos informes indicaban 300. Como la matanza en las tierras altas estaba en su apogeo, el jefe de personal de Ríos Montt, general Héctor López Fuentes, admitió: “Israel es nuestro principal proveedor de armas y el amigo número uno de Guatemala en el mundo”.


Un asesor israelí que trabajó extensamente en Guatemala, el teniente coronel Amatzia Shuali, le mencionó a un compañero israelí: “No me importa lo que hagan los gentiles con las armas. Lo principal es que los judíos se beneficien”. El entrevistador añadió: “Shuali fue demasiado educado para hacer semejante comentario a alguien que no fuera israelí”. La actitud de Shuali fue similar a la que salió de labios de un ex jefe del comité de relaciones exteriores de la Knesset. Sobre la relación de Israel con Guatemala, el miembro de la Knesset explicó: “Israel es un estado paria, no podemos darnos el lujo de hacer preguntas sobre ideología. El único tipo de régimen al que Israel no ayudaría sería uno antiestadounidense”.


Otro estratega israelí clave, Pesakh Ben Or, “quizás el israelí más prominente en Guatemala” en la década de 1980, era agente de Israel Military Industries y de Tadiran (un grupo de telecomunicaciones israelí que prestaba servicios a las oficinas militares y de vigilancia en el Palacio Nacional de Guatemala). . También logró mantener “una villa cerca de Ramlah en Israel, completa con sirvientes guatemaltecos, piscina y establo para siete caballos de carreras”.


Gran parte de la ayuda militar de Israel es parte de una red de asistencia que incluye ayuda agrícola. Un informe de la NACLA elaborado por el periodista de investigación George Black resumió desde Guatemala: “Existe un mosaico entrelazado de programas de asistencia: armas para ayudar al ejército guatemalteco a aplastar a la oposición y arrasar el campo, asesoramiento en materia de seguridad e inteligencia para controlar a la población local, y políticas agrarias. modelos de desarrollo para construir sobre las cenizas del altiplano”.

Según el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo, como resume Bahbah, “Con ayuda israelí, Guatemala incluso construyó una planta de municiones para fabricar balas para M-16 y rifles de asalto Galil”. Esta planta se abrió en la ciudad guatemalteca de Cobán, un lugar que mis estudiantes y yo habíamos visitado para entrevistar a activistas y líderes de la iglesia.


Quince años de investigación y consulta con académicos más expertos que yo en Guatemala me han mantenido en sintonía con las conexiones militares entre Estados Unidos, Israel y Guatemala. Hay más investigaciones sobre las conexiones durante los años de genocidio en Guatemala de las que puedo resumir aquí. He encontrado patrones similares de asociación entre Israel y Estados Unidos al visitar otros sitios de intervenciones militares estadounidenses, abiertas y encubiertas (en Perú, Colombia, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Chiapas, México) . Estos países también –pero especialmente y siempre Guatemala– me brindaron una primera ventana a Estados Unidos e Israel como socios en el genocidio. Ahora, especialmente dentro de Estados Unidos, yo como ciudadano tengo que asumir mi parte de responsabilidad en todo esto, dados los 3.800 millones de dólares al año en ayuda militar que Estados Unidos envía a Israel para preservar estas formas de violencia contra palestinos y guatemaltecos.


Nuestros movimientos pro palestinos deben levantarse para desafiar, de una vez por todas, esta asociación entre Estados Unidos e Israel en una condición genocida.

Comments


bottom of page