top of page

Sudán, una guerra sin horizonte

Por Guadi Calvo / Línea Internacional

Se cumple exactamente un año del comienzo de la guerra civil de Sudán, en cuyo trascurso la posibilidad de acceder a más y mejor armamento, el incremento de las atrocidades, que han provocado los discursos de odio, han convertido al conflicto en un laberinto, cuya salida ha sido demolida.


Las Fuerzas Armadas Sudanesas (FAS), comandadas por el general Abdel Fattah al-Burhan, ha intentado reducir, sin ningún éxito, al grupo paramilitar Fuerzas de Apoyo Rápido, (FAR), fundado y liderado por Mohamed Hamdan Dagalo, alías Hemetti.


Los líderes se habían unido en 2019, para derrocar al presidente Omar al-Bashir, enmascarándose detrás de un movimiento popular, encabezado por sectores medios, que protestaba contra el régimen, como un lejano coletazo de la “Primavera Árabe”. Apenas se produjo la caída de la dictadura, se estableció un gobierno de unidad nacional encabezado por figura civiles, que habían emergido al calor de las protestas.


En poco más de un año, la alianza entre de al-Burhan y Hemetti, terminó de esmerilar las esperanzas del pueblo sudanés, y una vez más, los mandos del ejército, acompañados por las FAR, se hacían del poder al Burhan como presidente y Hemetti, como su segundo.


Más allá de rispideces, la alianza perduró casi dos años, hasta que la cúpula ordenó que la fuerza paramilitar, se incorporase orgánicamente a sus filas. Lo que fue rechazado de plano por las FAR, comenzado un periodo de alta tensión e inestabilidad, hasta que el quince de abril del año pasado, en proximidades de Jartum, comenzaron los primeros enfrentamientos armados, que de inmediato escaló a guerra civil, extendiéndose a cada rincón de la geografía sudanesa.


Desde entonces, las batallas se incrementaron al ritmo de que ambos grupos fueron consiguiendo apoyo militar y financiación externa, con jugadores como Egipto, Libia, o los Emiratos Árabes Unidos (EAU), además a estas asistencias en fondos armamento y logística hay que agregar incluso que el propio Hemetti, quien desde los tiempos de al-Bashir, y gracias a sus “méritos” en el genocidio de Darfur (2003-2008), se le permitió involucrarse en la explotación y comercialización ilícita del oro, con lo que lo llegó a convertirse en el hombre más rico del país. Fortuna con la que también financia a su fuerza.


La ferocidad de los combates no ha permitido establecer de manera cierta una hoja de ruta que permita alcanzar un mínimo acuerdo de paz y ni siquiera mantener por más de algunas pocas horas, alguno de los ya muchos acuerdos de alto el fuego, establecidos en la mesa de negociaciones que se llevan a cabo en la ciudad de Jeddah (Arabia Saudita), en los que además de los beligerantes, participan, el país anfitrión y los Estados Unidos. Tampoco ha podido avanzar en esa dirección la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD), un bloque de los países del Cuerno de África, que, con el apoyo de Washington, ha intentado en diciembre pasado, juntar las dos partes, iniciativa que para enero ya había fracasado.


Tampoco los tibios acuerdos, de Jeddah, han conseguido establecer caminos seguros, que permita el transporte de víveres y medicinas, hacía los campamentos levantados por a la Cruz Roja Internacional y las distintas ONGs, que operan en el país, para asistir al menos a unos pocos de los diez millones de desplazados, que debieron abandonar sus ciudades y pueblos, para huir de los encarnizados combates, donde la artillería pesada y la aviación, se ha utilizado para combatir en grandes centros urbanos como, Jartum, o su ciudad gemela, Omdurmán, en la ribera oeste de la confluencia del Nilo Blanco y el Azul.


Ambas, que hasta hace un año, reunían cerca de ocho millones de habitantes, hoy se encuentra prácticamente demolidas, sin hospitales, servicios sanitarios, agua potable, electricidad, comunicaciones. Sus calles se encuentran plagadas de cadáveres, ya que no hay quien se atreva a recogerlos porque los cuerpos se han convertido en blanco de los francotiradores, que “cazan” a quien intente recuperarlos o ayudar a quien todavía se encuentre con vida, por lo que literalmente los muertos quedan donde caen.


En el contexto general de la guerra son las fuerzas paramilitares de las FAR, quien están consiguiendo, sacar más ventaja, sobre el ejército, habiendo podido tomar la mayor parte de las ciudades de Jartum y Omdurmán. Extendiendo su control sobre el Gran Jartum, desde los primeros meses de la guerra. Los que les ha permitido liberar, a miles de presos de las prisiones, los que han sido incorporados al bando de Hemetti.


En el trascurso del año tuvieron su aparición diversos grupos armados, que sin incorporarse formalmente a ninguno de los bandos, luchas para uno u otros, agregando más desorden y confusión a la guerra.


Milicias darfuríes, junto a otras de la región, entrenan en los estados de Gedaref y Kassala, en el este del país, para enfrentar a las FAR, que están reeditando el genocidio.


Entre 2003 y 2008, el “general” Hemetti, un antiguo criador de camellos, fue el protagonista principal del genocidio de Darfur, que dejó al menos medio millón de muertos y lo hoy está intentando repetir, exactamente igual, con los mismos métodos: Asesinatos, desapariciones forzadas, torturas, enterramientos secretos, violaciones masivas, utilizadas como una táctica más de guerra, contra mujeres y niñas no importa su edad, con lo que se intenta infundir más terror a la población; A semejante abanico de perversiones hay que agregar robos y saqueos.


Si bien este tipo de acciones se están aplicando en todos los frentes, es en la región de Darfur, en el oeste de Sudán, donde han quedado más expuestos. Donde con víctimas vuelven a ser las del genocidio anterior: las etnias negras (Masalit, Zaghawa y Fur) agricultores cristianos y animistas; y los mismos victimarios los Baggara, una etnia árabe, musulmana, Abbala (criadores de camellos, vacunos y cabras) en su momento conocidos como Janjaweed, (jinetes armados) grupo que al amparo de al-Bashir, alcanzó estatus militar, por lo que comenzaron a identificar como Fuerzas de Apoyo Rápido, (FAR), al tiempo que su líder, Hemetti Dagalo, fue elevado al rango de general.


En este contexto han resurgido grupos islamistas, a los que al-Bashir, en su momento, habían perseguido, y ahora se han aliado al general al-Burhan. Sus milicias se ubican en los estados del Río Nilo, del Norte y de Kassala, y especialmente en Jartum y Omdurmán, para intentar arrebatar las posiciones que mantienen las FAR, desde el comienzo del conflicto.

El surgimiento de este tipo de grupos, fuertemente armados y totalmente autónomos, amenazan en fragmentar la guerra, lo que, sin duda, hace más difícil cualquier acuerdo diplomático, ya que los muchos organismos internacionales que intentan alcanzar un acuerdo como Naciones Unidas, la Unión Africanas, la mesa de Jeddah, el IGAD y un canal que está labrado, Egipto junto a los Emiratos Árabes Unidos, deberán atender los intereses de más de una docena de animadores del conflicto.


Según Naciones Unidas, cerca del noventa por ciento de los cuarenta y siete millones de habitantes, se encuentran con diversos grados de inseguridad alimentaria. Aunque ya unos diez, ya están en estado de hambruna, de estos, casi cuatro millones son niños.


Esta situación es producida, fundamentalmente, por las dificultades con que se encuentran las organizaciones humanitarias, para llegar con las donaciones de alimento, ya que son milicianos de las FAR los que detienen los camiones, exigen altos peajes para liberar el paso, o saquean la carga, según sus necesidades, a lo que se han agregado pequeñas bandas armadas, más cercanas al bandidaje, que a la guerra.


Además, hay que contabilizar el fracaso de la cosecha de la región de Wad Medani, del estado de Gezira, al sur de Jartum, sobre el Nilo Blanco, que ha caído en el círculo siniestro de la guerra. Gezira ha sido considerado, históricamente, el granero del país. Ya que además de sus ricas tierras, cuenta con uno de los mayores sistemas de irrigación del mundo.


Las graves bajas en los resultados de las cosechas pasadas, que va octubre a febrero, pone al país frente a la peor crisis alimentaria de décadas, mientras que las previsiones que se hace para la próxima es todavía peor.


Mientras que, en todas las comunidades, particularmente en los campamentos cada vez más desprovistos de todo, avanza la hambruna, también se extienden enfermedades como el cólera y el sarampión.


Según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), cerca de 220 mil menores gravemente desnutridos y más de siete mil madres primerizas, morirán, en las próximas semanas, si no reciben asistencia.


La falta de trabajo y cualquier otra actividad económica en las zonas de combate están obligando a muchos hombres jóvenes e incluso niños a incorporarse a las filas de las FAR, a cambio de una cuota alimentaria.


En febrero, se detectaron fallas por la falta de mantenimiento en el oleoducto al-Yabalin, que, desde Sudán del Sur, a atravesando Sudán, llega Port Sudan, en el mar Rojo. El petróleo es la principal fuente de recursos del ese país, fronterizo, donde la guerra del norte ha comenzado a repercutir en su economía.


Yuba, está sufriendo, una fuerte crisis económica, tras la caída de la libra sur sudanesa, frente al dólar, lo que ha incrementado todos los valores del mercado, provocando problemas para pagar los sueldos de los funcionarios del gobierno y cubrir servicios básicos.


El alza de los precios, está ligado a la falta de producción industrial y agrícola, la gran mayoría de sus insumos: alimentos, combustibles y materiales de construcción, son importados desde países del este del continente. La crisis que repercute en todos los segmentos de la sociedad está provocando al aumento de la criminalidad, al tiempo que el gobierno del presidente Salva Kiir Mayardit, no da abasto para atender a los miles de refugiados que desde hace un año están llegando desde Sudán.


El cuadro no es diferente en la frontera del Chad, ya que es el vecino de la frontera oeste, es el que más refugiados ha recibido, más de un millón desde el comienzo de la guerra, flujo que no se detiene, agravado cada vez más las condiciones de todos, en una guerra que sin horizonte.

Comments


bottom of page