top of page

Zelenski pretendería aferrarse al poder salteando elecciones


El próximo 20 de mayo vence oficiamente el mandato del actual presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski. Sin embargo, a medida que se acerca la fecha, aumentan las especulaciones sobre si el mandatario tiene intención de convocar a elecciones poniendo a prueba su popularidad tras cinco años en el poder o bien se amparará en la Ley Marcial que rige en el país debido a la guerra para prolongar su mandato evitándolas.


En repetidas ocasiones, Zelenski ha rechazado la idea de celebrar elecciones, argumentando que el momento no es propicio debido al contexto de guerra. Sin embargo, la oposición política señala que la Ley Marcial solo permite ampliar los poderes del Parlamento y no del presidente. Si se aferra al cargo, podría desencadenarse una crisis de legitimidad.


El oficialismo sostiene que la demanda de elecciones en Ucrania forma parte de una campaña de "propaganda rusa" destinada a desestabilizar al país. No obstante, la realidad es que el desgaste de dos años de guerra está pasando factura a Zelenski. El fracaso de la contraofensiva y los retrocesos significativos de Kiev en el frente de batalla han llevado a una disminución en la confianza ciudadana en el presidente.


A nivel interno, es crucial destacar que el actual régimen ucraniano no cumple con los requisitos mínimos de una democracia liberal. El oficialismo ha inhabilitado a toda la oposición política progresista, a la que acusa de tener vínculos con Rusia, lo que constituye un grave atentado contra la democracia y el pluralismo ideológico.


Desde el exterior, existe una presión considerable por parte de sectores republicanos en Estados Unidos para que se celebren elecciones en Ucrania, con la expectativa de un posible cambio de poder. En ese sector político estadounidense hay un creciente rechazo a continuar con la ayuda millonaria que la Casa Blanca está proporcionando a Kiev, especialmente dado el desastroso panorama en el frente de guerra.


¿Hasta qué punto Zelenski será capaz de mantenerse en el cargo sin una reelección que lo legitime en las urnas, en medio de retrocesos militares? Esta incertidumbre plantea desafíos significativos tanto para el presidente como para el futuro político de Ucrania.

Comentarios


bottom of page