top of page

30 años de los Acuerdos de Oslo: Israel los utilizó para reforzar su ocupación

Por Abdul Rahmán | Peoples Dispatch


(Foto: David Ake / AFP)


Este septiembre se cumplen tres décadas desde la firma de los Acuerdos de Oslo. El acuerdo, que alguna vez generó esperanzas de un Estado palestino independiente, ahora se considera muerto debido al agresivo debilitamiento por parte de Israel, que en cambio está intensificando su proyecto colonial de colonos en los territorios palestinos ocupados.


Los Acuerdos fueron firmados por el gobierno israelí bajo el mando del Primer Ministro Yitzhak Rabin y la Organización de Liberación Palestina (OLP) dirigida por Yasser Arafat entre 1993 y 1995 bajo la mediación de Estados Unidos y otros. Después de su firma, a los dirigentes de la OLP, que ya habían renunciado a la resistencia armada, se les permitió regresar a los territorios ocupados desde su exilio en Túnez. La OLP fue reconocida como el único representante del pueblo palestino.


Los Acuerdos de Oslo marcaron la primera ocasión en que Israel, desde su ocupación en 1967 de los territorios palestinos de Gaza, Cisjordania y Jerusalén Oriental, reconoció oficialmente el derecho palestino a la autodeterminación y acordó una solución de dos Estados.


Cuando se firmaron los acuerdos, la recepción fue en gran medida positiva, excepto para los grupos de resistencia como Hamás. Sin embargo, con el paso de los años, gradualmente quedó claro que Israel nunca quiso realmente ver un Estado palestino independiente. En los años siguientes, los sucesivos gobiernos israelíes buscaron sistemáticamente deslegitimar el movimiento y la resistencia palestinos, y sabotearon deliberadamente los intentos de alcanzar un acuerdo final según lo previsto en los Acuerdos. El principal patrocinador de Israel, Estados Unidos, fue cómplice de esto incluso cuando hablaba de labios para afuera sobre los Acuerdos.


El acuerdo dividió la Cisjordania ocupada en tres áreas: Área A, B y C. El Área A, predominantemente palestina, quedó gobernada por una nueva entidad llamada Autoridad Palestina (AP), con sede en Ramallah. El Área B iba a ser gobernada conjuntamente por la Autoridad Palestina e Israel, y el Área C, alrededor del 60% de toda la Cisjordania ocupada, quedó completamente bajo control israelí hasta el acuerdo final.


En efecto, la OLP acordó crear el futuro Estado de Palestina en sólo el 22% del territorio de la Palestina histórica, la mitad de lo que le fue asignado al Estado palestino según el plan de partición de la ONU de 1947.


La Autoridad Palestina administraría las áreas palestinas durante algunos años hasta que se alcanzaran acuerdos finales sobre cuatro cuestiones: los asentamientos, el estatus de Jerusalén Oriental, las fronteras exactas y el estatus de los refugiados palestinos y su derecho a regresar.


Hannan Ashrawi, ex miembro del comité ejecutivo de la OLP, señala que quizás el único resultado positivo importante de los Acuerdos de Oslo fue el regreso de los dirigentes de la OLP a los territorios ocupados, pero incluso esto fue utilizado por Israel para privar a los palestinos de cualquier negociación. espacio en el futuro.


El asesinato de Rabin en 1995 y el ascenso de la extrema derecha en la política israelí, representada por Ariel Sharon, que provocó la segunda Intifada visitando el recinto de la mezquita de Al-Aqsa, prepararon el terreno para una ocupación prolongada mediante un desmantelamiento sistemático de la Acuerdos de Oslo.


Mientras continuaba sus ataques, Israel siguió citando la resistencia palestina para afirmar que estos últimos no estaban interesados ​​en la paz y, por lo tanto, se negaron a llevar a cabo negociaciones o abordar la cuestión central de la ocupación. No ha habido conversaciones entre palestinos e israelíes desde 2014, e Israel sigue negándose a participar en las conversaciones.


Los sucesivos gobiernos israelíes implementaron una serie de medidas opresivas como puestos de control, muros de apartheid, carreteras exclusivas para colonos, desplazamientos forzados, violencia de los colonos y redadas contra los palestinos. También permitieron la construcción a gran escala de asentamientos ilegales y protegieron a los colonos judíos ilegales que regularmente atacan Al-Aqsa y las localidades palestinas, a menudo cayendo en la violencia.


El número de colonos ilegales en los territorios ocupados de Cisjordania y Jerusalén Este ha aumentado de alrededor de 110.000 en 1993-94 a más de 700.000 en la actualidad.


Miles de palestinos han muerto en sucesivos ataques aéreos en Gaza y en redadas y ejecuciones extrajudiciales llevadas a cabo en Cisjordania y Jerusalén Oriental. Miles más han sido encarcelados por el Estado israelí.


Ashrawi afirma que “todo Oslo… se siente más honrado por el incumplimiento que por el cumplimiento. Israel elige lo que le gusta de Oslo… Oslo fue una herramienta muy conveniente para que los israelíes tomaran más tierra, tuvieran más tiempo y crearan más realidades”.


Parece que Oslo dio a los israelíes la oportunidad de hacer lo que quisieran y “los estadounidenses y los europeos nunca exigieron cuentas a Israel”, afirma.


Varios grupos de derechos humanos, incluido un experto de la ONU, califican cada vez más de apartheid las políticas israelíes hacia los palestinos . Hay dos sistemas en los territorios ocupados que gobiernan por separado a los palestinos y a los colonos israelíes.


La Autoridad Palestina también está perdiendo gradualmente su legitimidad entre los palestinos debido a sus limitaciones estructurales, su falta de fondos y su incapacidad para llevar a cabo sus aspiraciones de liberación, así como a las acusaciones de colaboración con la ocupación.


No es de extrañar que la generación joven de Palestina piense que Oslo fue un error que legitimó la ocupación israelí a cambio de nada. Un número cada vez mayor de ellos cuestiona la continua adhesión de la Autoridad Palestina a los Acuerdos. También ha habido una nueva ola de resistencia en los territorios ocupados.

Comments


bottom of page