top of page

América Latina está liderando el camino para oponerse a Israel

Por Kurt Hackbarth / Jacobin

El 31 de octubre, Bolivia anunció que cortaba relaciones diplomáticas con Israel, el primer país de América en hacerlo desde el comienzo de la “inundación de al-Aqsa”, unas tres semanas antes. En un comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores de la nación explicó que la decisión fue “en repudio y condena de la agresiva y desproporcionada ofensiva militar israelí que ocurre en la Franja de Gaza, que amenaza la paz y la seguridad internacionales”. Al anunciar la decisión ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, su portavoz añadió que Israel es un Estado "que es irrespetuoso con las vidas, con los pueblos y con el derecho internacional y humanitario".


Ese mismo día, el presidente Gustavo Petro anunció que convocaba al embajador de Colombia en Israel. "Si Israel no detiene su masacre del pueblo palestino, no podremos estar allí", tuiteó de manera concisa. De hecho, Petro ha sido uno de los críticos más acérrimos de las acciones israelíes en el continente durante las últimas semanas. "Si tenemos que suspender las relaciones exteriores con Israel, las suspenderemos", escribió el 15 de octubre. "No apoyamos los genocidios". Ampliando el punto en un tuit posterior, añadió: “Se llama genocidio y se hace para sacar al pueblo palestino de Gaza y ocuparla. El jefe de gobierno que comete este genocidio es un criminal de lesa humanidad. Sus aliados no pueden hablar de democracia”.


Las revueltas de Bolivia y Colombia de la “segunda ola” de gobiernos progresistas de América Latina fueron una cosa. Pero entonces el presidente Gabriel Boric (decididamente más moderado, especialmente en asuntos exteriores) anunció que Chile también retiraba a su embajador. “Chile condena enérgicamente y observa con gran preocupación que estas operaciones militares, que en este momento de su desarrollo constituyen un castigo colectivo a la población civil palestina en Gaza, no respetan normas fundamentales del derecho internacional”, escribió, “como lo demuestran las más de ocho mil víctimas civiles, en su mayoría mujeres y niños”.


En otro tuit de ese mismo 31 de octubre, fue más concreto: “Nada justifica la barbarie en Gaza. Nada." Tres días después, el 3 de noviembre, Honduras anunció que también retiraba a su embajador.


O estás con nosotros o con los terroristas


Desde entonces, otros países de la región han ofrecido apoyo a estas posturas con declaraciones condenando la agresión israelí. "Nada justifica la violación del derecho internacional humanitario y la obligación de proteger a la población civil en los conflictos armados, sin distinción", escribió la cancillería de Argentina en un comunicado, añadiendo una especial condena al bombardeo israelí del campo de refugiados de Jabalia.


Después de criticar como “inaceptable” el veto de Estados Unidos a una resolución del Consejo de Seguridad (propuesta por Brasil) que habría pedido una pausa humanitaria para la entrada de suministros vitales a Gaza, México ha elevado su retórica un par de grados: según Alicia Buenrostro, su representante ante las Naciones Unidas, los ataques indiscriminados de Israel contra civiles “podrían constituir crímenes de guerra”. Por su parte, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva de Brasil se ha hecho eco del grito escuchado en las marchas a lo largo y ancho de la región en las últimas semanas: “Esto no es una guerra; es un genocidio”.


La reacción de Israel a todo esto ha sido deprimentemente predecible. Acusó a Bolivia de “capitulación ante el terrorismo y ante el régimen de los ayatolás en Irán” antes de intentar restar importancia al corte de relaciones diplomáticas quejándose de que, para empezar, nunca tuvieron mucha relación (Bolivia había roto previamente las relaciones entre los dos países en 2009, también por la conducta israelí en Gaza). En cuanto a Colombia y Chile, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel dijo que "espera" que "apoyen el derecho de un país democrático a proteger a sus ciudadanos". . . y no alinearse con Venezuela e Irán en apoyo del terrorismo de Hamás”.


En el caso de México, incluso las leves declaraciones de neutralidad de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en los días posteriores al 7 de octubre fueron suficientes para provocar una crítica declaración israelí que “lamentó profundamente” el fracaso del país en “adoptar una respuesta más enérgica”. ”a la situación. La embajadora israelí, Einat Kranz Neiger, salió a las ondas para insistir en que la postura del presidente mexicano estaba “fuera de lugar” porque “no tomar partido en este caso es apoyar el terrorismo”. Pero las tácticas de presión resultaron contraproducentes, y AMLO endureció su posición el 18 de octubre para pedir un alto el fuego.


¿Quién es la democracia?


Más que una atracción innata hacia el terrorismo, como esta torpe grandilocuencia quiere hacer creer, la simpatía por la causa palestina en América Latina puede explicarse por dos razones fundamentales: una empatía histórica por los pueblos oprimidos y colonizados, junto con la propia historia de Israel en la región. como representante de los intereses estadounidenses.


Israel ha apoyado una larga lista de los peores nombres de la historia reciente de América Latina, incluidos Rafael Trujillo, Augusto Pinochet, Luis García Meza, Efraín Ríos Montt, Anastasio Somoza y Jorge Rafael Videla. En efecto, ha actuado como un conveniente envoltorio para restricciones inconvenientes, como cuando entrenó, armó y proporcionó inteligencia a la dictadura de Pinochet en Chile (convirtiéndose en el proceso en su mayor proveedor de armas) durante una época de embargo estadounidense. También mantuvo el flujo de armas a Nicaragua y El Salvador durante embargos similares allí y, en el caso de Honduras, durante los regímenes militares de los años 70, proporcionó armamento estadounidense avanzado a pesar de las leyes estadounidenses que prohíben las transferencias de equipo militar a terceros países.


Proporcionó entrenamiento de “contrainsurgencia” a la policía costarricense en un momento en que eso también estaba prohibido en los Estados Unidos, proporcionó armas y otro material a la junta militar en Argentina a pesar de que un número sustancial de sus víctimas eran judías, ayudó en la “Palestinización” de la población maya en Guatemala, y armó tanto al ejército como a los paramilitares de derecha en Colombia. Dado que los recuerdos de dictaduras y masacres patrocinadas por el Estado aún están frescos en la región, estas intervenciones no se olvidan fácilmente.


Y luego está la cuestión de la democracia. Las élites mundiales consideran axiomático que las democracias occidentales son superiores a las latinoamericanas: en el Índice de Democracia 2022 de The Economist, por ejemplo, todos los países mencionados en este artículo ocuparon puestos inferiores a los de Estados Unidos, Canadá y Europa Occidental. Pero he aquí que resulta que estas democracias “inferiores” están haciendo un trabajo mucho mejor al reflejar las opiniones de sus ciudadanos sobre este tema, ciertamente a diferencia de Estados Unidos, donde una mayoría bipartidista del 66 por ciento está de acuerdo en que su gobierno debería un alto el fuego, frente a apenas el 4 por ciento de la Cámara de Representantes que está de acuerdo.


Mientras tanto, cuando el Reino Unido debate si ondear una bandera palestina es un delito penal, el Senado francés está considerando un proyecto de ley para convertir el insulto al Estado de Israel en un delito punible con fuertes multas, y las protestas pro palestinas se criminalizan y disuelven en todo Estados Unidos; los países latinoamericanos estarían aún más justificados al pedir a sus vecinos del norte y del este que les ahorraran cualquier sermón resultante de sus posturas de principios sobre Palestina.


Porque en un momento crítico de la historia de este siglo, es América Latina –y no las Naciones Unidas, la Unión Europea o cualquier otra organización internacional que pretenda actuar en interés de la paz– la que está tomando el liderazgo humanitario en el mundo.

Comments


bottom of page