top of page

Bolsonaro condenado a ocho años de inhabilitación en la función pública


(Foto: AFP)


El ex presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, fue inhabilitado por el Tribunal Superior Electoral de ese país para postularse a cargos electivos o tener puestos en la administración pública durante ocho años, contados a partir de octubre de 2022, fecha en que se realizaron los comicios que ganó el actual mandatario Lula Da Silva. La medida fue adoptada al considerar la entidad con una mayoría de cuatro votos sobre siete que el dirigente diseminó mentiras y sospechas infundadas sobre el sistema electoral brasileño ante embajadores de países extranjeros.


"Se hizo uso indebido de los medios oficiales, de la estructura del Estado, en forma grave para realizar ante embajadores extranjeros un discurso que alcanzó a muchas personas en contra del sistema electoral, intentando descalificar el sistema electoral y de urnas electrónicas. La gravedad fue más allá de ese acto, llegó a muchas personas", indicó en su voto la jueza Antunes.


Las declaraciones de Bolsonaro a las que se hace referencia fueron realizadas luego de perder su reelección en el ballotage. Pero esa fue solo una de sus actitudes irresponsables y desestabilizadoras. A la semana de haber asumido el nuevo gobierno, una horda de seguidores suyos, fogoneados por él para sembrar dudas sobre el escrutinio, culminó con la invasión de edificios gubernamentales en la capital Brasilia.


El ex presidente estuvo ausente en todas las sesiones, pero ya había adelantado a través de su abogado que en caso de una condena apelaría ante el Supremo Tribunal Federal.


Típico prototipo de una nueva derecha reaccionaria, prepotente y que se siente impune, este personaje fue catapultado al máximo poder de Brasil en 2019 prácticamente de la noche a la mañana, gracias a un ascenso mediático y meteórico. Su paso previo parlamentario había sido más bien opaco, y en cada intervención suya se hace patente una escasa formación política y una falta de preparación supinas. Es el modelo de construcción de un candidato a través de eslogans. Las semejanzas con Donald Trump, en quien se referencia, y con otros exponentes de este espacio que no para de crecer a nivel global (en Argentina no estamos exentos), no son casuales. Está en algún punto relacionado con la falta de profundidad de las sociedades actuales, en las que todo se define en 140 caracteres, un título llamativo o 10 segundos de videitos virales. Cada vez se torna el debate público más frívolo y superficial. Y en este terreno, la derecha está sabiendo, hasta el momento, manejarse mejor.


De quedar firme esta sentencia, la derecha brasileña se quedaría sin la posibilidad de candidatura de su principal referente para las elecciones presidenciales de 2026. Ya se baraja la posibilidad de que ocupe ese lugar su esposa Michelle Bolsonaro, o alguno de sus hijos, Flavio y Eduardo Bolsonaro, ambos en la actividad política. Lo que se dice, una verdadera casta política y familar.


Comentários


bottom of page