top of page

Frustrado intento de golpe de Estado en Bolivia

Ayer se vivió una jornada marcadade alta tensión política en Bolivia tras el intento de golpe de Estado liderado por el comandanteJuan José Zúñiga contra el presidente Luis Arce. La acción militar fue rápidamente neutralizada por el gobierno, quien nombró una nueva cúpula militar y logró restablecer el orden con el apoyo de la movilización popular.


La intención golpista se produjo tras una serie de advertencias de Zúñiga contra la candidatura de Evo Morales, actualmente muy enfrentado con Arce, a quien ungió, para las elecciones presidenciales de 2025. A pesar de haber sido inhabilitado por el Tribunal Constitucional, Evo había ratificado su candidatura en un congreso del Movimiento al Socialismo (MAS). Zúñiga, amenazó usar el "peso de las Fuerzas Armadas" para impedir su regreso al poder. Arce, inicialmente pasivo ante estas amenazas, se vio obligado a actuar ante la escalada de tensiones.


La noche del golpe, Zúñiga movilizó tropas y tanques hacia el Palacio Presidencial, provocando una situación de extrema tensión en La Paz. En respuesta, Arce destituyó a Zúñiga y nombró a José Sánchez como nuevo Comandante General del Ejército, así como a Gerardo Zavala y Renán Guardia en los comandos de la Fuerza Aérea y la Armada, respectivamente. Estos cambios buscaban asegurar la lealtad de las fuerzas armadas al gobierno constitucional.


En un discurso dirigido a la nación desde la Casa Grande del Pueblo, Arce, acompañado por su gabinete, dio un discurso ante una multitud al grito de "democracia, democracia".


El intento de golpe de Estado también debe ser entendido en el contexto de una profunda crisis económica en Bolivia. La promesa de una transformación social y económica a través de la explotación gasífera ha fracasado, dejando al país en una grave crisis de deuda y pagos internacionales. El gobierno de Arce ha buscado mitigar esta situación mediante la rápida adjudicación de reservas de litio, un recurso estratégico en el mercado global, a consorcios de China y Rusia. Sin embargo, esta estrategia ha generado tensiones tanto dentro como fuera del país.


Zúñiga fue arrestado y trasladado a una celda en la sede de la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen, y la Fiscalía General ha iniciado una investigación penal contra él y otros militares involucrados.


El silencio del gobierno de Estados Unidos durante estos eventos ha suscitado preguntas sobre su posición frente a la situación en Bolivia, que historicamente ha vivido episodios de inestabilidad política y golpes de Estado, como el ocurrido en 1980 bajo el general Luis García Meza Tejada, caracterizado por graves violaciones a los derechos humanos. En 2019, el propio Evo había sufrido un hecho similar tras obtener su re-reelección. Debió renunciar y huir del país, tras lo cual asumió Jeanine añez. El actual intento de golpe revive estos fantasmas del pasado, subrayando la fragilidad de la democracia en el país.

Comments


bottom of page