top of page

Irlanda, migración, extrema derecha y replanteos en la izquierda

Por Oriol Sabata / Nueva Revolución

Ya han pasado más de dos semanas de los disturbios desencadenados en Dublín tras el apuñalamiento de cinco personas en Parnell Street el 23 de noviembre a manos de un hombre argelino de 50 años. Unos sucesos que han vuelto a poner sobre la mesa la cuestión migratoria y el auge de la extrema derecha, no solo en Irlanda, sino en todo el continente.


En este sentido, el Partido de los Trabajadores de Irlanda ha emitido un comunicado en el que se percibe un cambio de tendencia en la manera como la izquierda transformadora ha abordado hasta el momento el tema de la inmigración. La organización abre el texto denunciando que las comunidades obreras de Dublín ‘han sido abandonadas por el establishment político’.


Los socialistas irlandeses aseguran que el ataque en Parnell Street ‘plantea muchas cuestiones importantes’, como por ejemplo, la capacidad que tiene la extrema derecha de incitar a la juventud trabajadora a los disturbios. Sin embargo, el partido matiza que no todos los jóvenes que salieron a las calles eran racistas o fascistas. La extrema derecha simplemente canalizó esa rabia.


Por eso, consideran que hace falta reflexionar sobre las raíces del problema. Uno de los elementos clave para entender la situación que atraviesan los trabajadores tiene que ver con décadas de desindustrialización y neoliberalismo, y de una reducción drástica de los programas sociales cuyo objetivo es precisamente alejar a los adolescentes de la delincuencia y las drogas en las comunidades. Pero al mismo tiempo, la organización admite que ‘es una verdad tácita que los movimientos de población a gran escala provocan malestar social, sobre todo en tiempos de gran desigualdad’. El Partido de los Trabajadores añade que décadas de políticas neoliberales han agravado la crisis en las comunidades obreras. Un malestar que ha sido capitalizado por la extrema derecha.


Los socialistas irlandeses consideran que para garantizar la seguridad de los trabajadores inmigrantes y protegerlos de ser usados como ‘chivo expiatorio’ hay que hacer frente al auge de este movimiento reaccionario abordando las condiciones materiales que permiten el crecimiento del racismo y la extrema derecha. Y esto no pasa, solamente, por mayor inversión social en las comunidades. También hay que controlar la escala y la tasa de migración entrante y evaluar si el Estado está en condiciones de apoyar ese nivel en términos de provisión de viviendas y servicios públicos y, lo que es más importante, en términos de integración, así como su impacto potencial en las condiciones de vida y de trabajo de los trabajadores que ya se encuentran en Irlanda. Es decir, se plantea abiertamente que hace falta una planificación migratoria para garantizar su integración en la sociedad de acogida.


‘Algunos en la izquierda quizás temen ser tildados de racistas por articular esta visión’, afirman en el comunicado, y añaden a continuación que ‘el deber de los socialistas’ es ‘ser honestos acerca de la escala de la migración entrante en el período actual’, que califican como ‘insostenible’. Una realidad que ha provocado una crisis de vivienda y de servicios públicos.


El Partido de los Trabajadores cierra la publicación apostando por ‘un sistema migratorio justo y regulado’ y reitera su oposición a la extrema derecha, haciendo un llamamiento a organizarse en las comunidades de clase trabajadora.


Bình luận


bottom of page