top of page

La mitad de la población de Haití sufre hambre; la ONU recorta asistencia


(Foto: EPA)


El Programa Mundial de Alimentos (PMA), agencia alimentaria de la ONU, redujo en un 25 por ciento el número de personas que reciben asistencia de emergencia en Haití respecto al mes pasado, lo que implica que 100 mil haitianos en situación de vulnerabilidad alimenticia se queden dejen de recibir ayuda. En el país caribeño casi 5 millones de habitantes no cuentan con víveres suficientes para una alimentación saludable, cerca de la mitad de la población. De ellos, 750 mil se encuentran en condiciones de extrema indigencia y con necesidades urgentes.


La entidad acusa que no recibe los fondos necesarios para dicha asistencia, y explica que transcurrido el primer semestre del año, apenas se ha podido financiar el 16 por ciento de su plan organizado para tal fin. Detalló que el déficit es de 121 millones de dólares, suma que le permitiría seguir proveyendo ayuda vital a los haitianos. El objetivo del organismo era llegar a asistir a 2,3 millones de personas antes de fin de año. El director del PMA en Haití, Jean-Martin Bauer, calificó de "trágico" haber dejado sin asistencia este mes a una parte de la población más vulnerable. “Estos recortes no podrían llegar en peor momento, ya que los haitianos se enfrentan a una crisis humanitaria de múltiples niveles, sus vidas y medios de subsistencia trastornados por la violencia, la inseguridad, la crisis económica y las crisis climáticas”, dijo Jean-Martin Bauer. Agregó que, a menos que se reciban fondos inmediatamente, podrían venir más recortes “devastadores”. Los recursos provienen de donaciones.


El portavoz de la ONU en Nueva York, Stephan Dujarric, se refirió al tema en contacto con la prensa. “Regularmente recordamos a los donantes la necesidad de aportar más para nuestras operaciones humanitarias, y también el riesgo de lo que sucede cuando no hay suficiente financiamiento”, indicó.


El PMA afirma que cuenta con el personal, el plan y la capacidad necesarias para continuar su trabajo, sólo faltan los recursos económicos.


Haití, uno de los países más pobres del mundo, duramente castigado en 2010 y 2021 con devastadores terremotos, afronta una seria crisis social y humanitaria, agravada por la inseguridad y la presencia de bandas que dominan la capital del país, Puerto Príncipe, más una reciente epidemia de cólera y escasez de agua potable. La ayuda de primera necesidad es indispensable allí.


Mientras tanto, los Estados del mundo se enfrascan en una feroz, peligrosa y ridícula carrera armamentística y desatan guerras por disputas territoriales y de poder.


Comments


bottom of page