top of page

La sombra del Mossad y la CIA se cierne sobre los atentados en Líbano e Irán

Este 3 de enero, 103 personas fueron asesinadas en la ciudad de Kermán, en Irán, tras un atentado en el que se detonaron dos bombas cerca de la tumba del general Qasem Soleimani. El cementerio se encontraba muy frecuentado ya que justo se cumplían cuatro años del asesinato de Soleimani a manos de Estados Unidos y se estaba realizando una procesión multitudinaria.


Soleimani era el jefe de la Fuerza Al-Quds de la Guardia Revolucionaria iraní. Fue asesinado tras un ataque con drones el 3 de enero de 2020 en los alrededores del Aeropuerto Internacional de Bagdad. El general se encontraba en Irak tras haber mantenido una reunión con las Unidades de Movilización Popular. Soleimani tuvo un relevante papel en la lucha contra el terrorismo islamista en la región de Oriente Medio, especialmente en Siria e Irak.

‘Una vez más, los malvados y criminales enemigos de la nación iraní han creado una catástrofe’, aseguró el líder de la Revolución Islámica, Ayatollah Seyyed Ali Khamenei, quien añadió que dicha masacre no quedará impune y tendrá una ‘respuesta contundente’. El Presidente Ebrahim Raisi calificó los atentados como un ‘acto cobarde’ llevado a cabo por ‘criminales que odian a Irán’.


A pesar de que algunas fuentes occidentales señalan que la oposición iraní podría estar detrás de estos atentados, lo cierto es que son grupos que tienen una capacidad limitada. Por ello, se cree que la CIA y el Mossad serían los responsables de esta acción mortífera en suelo iraní. Estos servicios secretos lanzan un claro mensaje a Teherán en una fecha señalada (el asesinato de Soleimani) y en medio de un contexto de escalada bélica internacional por la masacre del régimen israelí en Gaza y el apoyo de Irán a la resistencia palestina.


Es importante indicar que justo un día antes, el 2 de enero, el régimen de ocupación israelí, asesinó con un drone en el Líbano al número dos de Hamás, Saleh al-Arouri, quien se encontraba en el sur de Beirut. Otro claro mensaje hacia la guerrilla libanesa de Hezbolá, que junto a Irán, Siria y el movimiento huthí en Yemen conforman el llamado ‘Eje de la Resistencia’ frente a los planes de Tel Aviv y Washington de hacerse con el control de la región.


A pesar de la supuesta retórica ‘moderada’, la Casa Blanca brinda un apoyo incondicional a la nueva masacre palestina perpetrada por el régimen israelí que inició el 7 de octubre de 2023. En el plano diplomático, Washington ha vetado en diversas ocasiones las resoluciones de Naciones Unidas de alto el fuego y mantiene plenas relaciones con Tel Aviv. En el plano militar, sostiene el envío masivo de armamento al régimen israelí y brinda apoyo táctico a las tropas sionistas con sus buques de guerra desplegados en el Mediterráneo.


El genocidio de Israel contra el pueblo palestino no solo cuenta con una condena internacional por parte de la opinión pública, si no que día a día crece la oposición interna al gobierno de Benjamin Netanyahu. Según una reciente encuesta del Instituto de Democracia de Israel, sólo el 15 por ciento de los ciudadanos cree que el Primer Ministro debería permanecer en el cargo. Desde el pasado 7 de octubre de 2023, el régimen israelí ha asesinado a 22.300 personas en la Franja de Gaza y ha provocado el desplazamiento forzoso de miles de palestinos.


Comentarios


bottom of page