top of page

La zona de peligro bajo la ocupación turca

Por Frederike Geerdink / Medya News

Secuestros, arrestos arbitrarios, detenciones ilegales, violencia sexual y tortura se encuentran entre los crímenes cometidos por el ejército turco y sus representantes en el norte de Siria, según muestra un nuevo informe de Human Rights Watch (HRW). El informe es una lectura tan surrealista que las recomendaciones que da HRW parecen absurdas. Justificado y urgente, pero absurdo.


El informe, de 74 páginas, comienza con un resumen y con recomendaciones para Turquía, el Gobierno Provisional Sirio y el Ejército Nacional Sirio (ambos bajo control turco total), la Unión Europea (UE) y los Estados miembros de la ONU. Esa es la parte que se suele leer. Siguiendo con mi propia profesión: esa parte es suficiente para hacer una noticia sobre el informe, y puedes desplazarte rápidamente por el resto para encontrar un ejemplo especialmente espantoso de, por ejemplo, tortura, y terminar tu historia. No soy (del todo) cínica: no siempre hay tiempo para leer meticulosamente cada informe publicado por cada ONG.


Pero estos últimos días me tomé el tiempo. Página tras página tras página leo sobre la pesadilla total que vive la gente en las partes de Siria bajo control de Turquía. Los kurdos definitivamente se enfrentan a los abusos más horribles, pero es el contexto más amplio de anarquía, arbitrariedad, abuso de poder e impunidad lo que hace que los territorios ocupados sean inhabitables para todos.


Turquía ha ocupado tres zonas en Siria. Comenzó en el verano de 2016, cuando Ankara invadió justo al oeste del Éufrates y ocupó Jarablus, Azaz y al-Bab, donde ISIS reinaba hasta entonces. A principios de 2018, comenzó la ocupación de Afrin, en la esquina noroeste de Siria, seguida de la invasión y ocupación de una franja de tierra entre Gire Spi y Serekaniye (nombres árabes: Tel Abyad y Ras al-Ain) desde el otoño de 2019.


Para ser claros: la primera invasión no estaba dirigida explícitamente a ISIS. Turquía temía que las fuerzas kurdas YPG/YPJ cruzaran el río Éufrates y expulsaran a ISIS, como lo habían hecho a principios de 2015 en la legendaria batalla por Kobane, situada al otro lado del río. Si las YPG/YPJ hubieran logrado hacer eso, podrían haber conectado Afrin con las tierras bajo su control y fortalecido la Administración Autónoma. Hasta que Turquía invadió el país, en el verano de 2016, Turquía había contado con ISIS para mantener a las fuerzas kurdas bajo control. Cuando quedó cada vez más claro que ISIS no tenía ese poder y que la Coalición Internacional continuaría trabajando con los kurdos y las recién fundadas FDS (Fuerzas Democráticas Sirias), Turquía intervino.


Turquía quiere aniquilar la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria porque la consideran una amenaza (que no lo es), pero también quiere establecer lo que Erdogan llama una “zona segura” donde pueda albergar a los sirios que huyeron a Turquía desde la guerra siria comenzó en 2011 y de quien ahora quiere deshacerse. Ya ha devuelto por la fuerza a miles de sirios a estas tierras.


El informe de HRW muestra que donde Turquía invade y ocupa, surge una zona de peligro. Eso ya lo sabía, por supuesto: hay periodistas valientes en Siria que han informado sobre esto a lo largo de los años, y periodistas e investigadores fuera de Siria han hecho su parte importante. Pero este informe lo reúne todo. La situación está totalmente fuera de control. Turquía trabaja con lo que se conoce como Ejército Nacional Sirio (ENS). El ENS es, de hecho, una mezcolanza de bandas que no sólo aterrorizan a la población civil, sino que también luchan constantemente entre sí, e incluso dentro de sus facciones, y las lealtades y alianzas cambian constantemente en función de qué líder de banda tiene influencia y logra ganar mucho dinero mediante saqueos, apropiación de tierras, confiscación de casas y secuestros. En algún momento, Turquía creó una fuerza policial para dar la impresión de que quería frenar estos abusos, y rápidamente se convirtió en un grupo abusivo más, con miembros de otras pandillas en posiciones de liderazgo.


Cuando el informe describe los crímenes de las facciones dentro del ENS, los comandantes y agentes de inteligencia turcos siguen entrando en escena. Las víctimas vieron a estos hombres con banderas turcas en sus uniformes y los escucharon hablar turco y trabajar con intérpretes. En otras palabras: no es que Turquía no pueda mantener esto bajo control, sino que está realmente a cargo. Las “escenas” que menciono se desarrollan en las comisarías de policía, pero también en los centros de detención ilegales, que están repartidos por todas partes: todas las facciones tienen sus propios lugares donde mantienen, torturan y matan a los prisioneros. Las circunstancias en estos centros son horribles, al igual que la tortura.


Después de leer las 74 páginas completas, volví a las recomendaciones del principio. Turquía debe, leí, “tomar medidas inmediatas para detener las violaciones de derechos humanos y los posibles crímenes de guerra cometidos por sus fuerzas militares y su personal de inteligencia, junto con las milicias locales afiliadas, y garantizar que todas las personas bajo su control, incluido el personal militar y los grupos armados, adherirse al derecho internacional de los derechos humanos y al derecho humanitario”.


Turquía también debe “garantizar el acceso pleno y sin obstáculos de los observadores internacionales e independientes a los territorios ocupados por Turquía, incluidas las prisiones y centros de detención administrados por la Policía Militar y los de las diversas facciones, así como los tribunales militares” (este acceso está actualmente restringido o es 100% inexistente) y “hacer rendir cuentas a los responsables de abusos, incluso mediante juicios justos y transparentes”.


HRW tiene varias otras recomendaciones para Turquía. Están plenamente justificadas, por supuesto, pero después de leer el informe y luego de haber seguido esta historia desde hace unos 15 años, parecen totalmente absurdas. A Turquía realmente no podría importarle menos.¿ Nunca en su centenaria historia ha asumido la responsabilidad de sus crímenes, y comenzaría ahora? Apenas han comenzado. Erdogan quiere más territorio, no sólo en Siria sino también en Irak. Y el informe da una idea de lo que Turquía realmente representa.


Pero también da una idea de lo que representan Europa y Estados Unidos. Ya sabemos que a Europa y a Estados Unidos tampoco les podría importar menos, por supuesto, ya que este último es una colonia de colonos y el primero tiene una historia brutal de colonialismo y neocolonialismo que continúa hasta el día de hoy. Ahora están confabulados con Israel para cometer un genocidio contra los palestinos en Gaza, entonces ¿qué podemos esperar?


Pero una cosa que llamó mi atención en el informe de Human Rights Watch fue lo que sucedió después de que Estados Unidos decidiera imponer sanciones contra tres facciones dentro del ENS debido a sus abusos contra los derechos humanos, el año pasado. En 2021 y 2023, Turquía estuvo en la lista estadounidense de países implicados en el uso de niños soldados en Siria. El informe escribe: “Estados Unidos retiene ciertos tipos de asistencia militar a gobiernos que figuran en la lista por utilizar niños en sus fuerzas o apoyar a milicias que reclutan niños. Sin embargo, el gobierno de Estados Unidos emitió exenciones parciales de las restricciones a la ayuda militar a Türquía, alegando seguridad nacional”.


Todo esto hace que las recomendaciones a la UE y a los Estados miembros de la ONU sean inútiles. Bueno, son útiles porque es necesario señalar los enormes pasos que se deben tomar para brindar seguridad, especialmente cuando se hace tan minuciosamente como lo ha hecho HRW, pero la UE y Estados Unidos se reirán tanto como Turquía.


HRW recomienda que la UE “aclare públicamente que Turquía no es un tercer país seguro al que los solicitantes de asilo puedan ser devueltos según los criterios establecidos en el artículo 38 de la Directiva sobre procedimientos de asilo de la UE”, y que debe “pedir públicamente que detenga deportaciones sumarias y permitir al ACNUR monitorear si los sirios detenidos desean permanecer en Turquía o regresar voluntariamente a Siria”. ¿Europa se enfrenta a Turquía para proteger los derechos de los refugiados? Es absolutamente inimaginable. Europa permite deliberadamente que miles de refugiados se ahoguen en sus fronteras y tiene mucho miedo de que Turquía abra su frontera para permitir que los sirios crucen a Europa, por lo que de ninguna manera los líderes cada vez más fascistas en Europa querrán arriesgarse a enojar a Erdogan.


¿Y qué va a hacer Estados Unidos? La sangre fresca que gotea de las manos de Biden es palestina, y las elecciones de este año empeorarán la situación, sea cual sea el resultado. Quizás Sudáfrica pueda hacer algo.


Debemos confiar en el derecho internacional y, al mismo tiempo, simplemente no podemos. Es una farsa y nos han engañado haciéndonos pensar que significa algo. Las recomendaciones serán tiradas a la basura, pero no se puede negar la realidad de ocho años de ocupación que describe el informe. Y tal vez eso sea más importante. ¿Por qué? Porque, de manera bastante cínica, es exactamente nuestro sentido de humanidad, nuestra moralidad, la que se agudiza ante las atrocidades que vemos desarrollarse ante nuestros ojos en Siria, Kurdistán, Palestina y otros lugares. No son las instituciones, sino nuestra humanidad la que eventualmente debe salvarnos, y lo hará.


FUENTE: Frederike Geerdink / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Artículo original en inglés

Comments


bottom of page