top of page

¿Se enfrenta la Unión Europea a una nueva oleada de extrema derecha?

Por Gilles Ivaldi y Andreu Torner / The Conversation

La extrema derecha europea parece navegar con el viento a favor y disfruta actualmente de un resurgimiento que podría anunciar un nuevo ciclo de extremismo en todo el continente. Y esto podría repercutir en el equilibrio político de la Unión en las elecciones europeas de junio de 2024.


En Francia, Marine Le Pen estableció un nuevo récord, en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 2022, cuando consiguió el 41,5 % de los votos. En Hungría, el Fidesz obtuvo el 54 % de los votos en las elecciones legislativas, confirmando a Viktor Orban en el poder por cuarto mandato consecutivo. En Italia, Giorgia Meloni, líder del partido posfascista Fratelli d’Italia, ha celebrado su primer año al frente del gobierno. En Suecia, los Demócratas Suecos de Jimmie Åkesson quedaron segundos en las elecciones generales de 2022, con el 20,5 % de los votos.


En el resto de Europa, las formaciones de extrema derecha también se afianzan en el centro del juego político en Portugal, España o Finlandia; y dominan las intenciones de voto en Austria o Bélgica.


En Europa del Este, la extrema derecha aumenta en Estonia, Croacia, Rumanía y Bulgaria. En Polonia, los conservadores radicalizados del PiS (Prawo i Sprawiedliwość) obtuvieron la mayoría de votos en las elecciones legislativas del 15 de octubre, con el 35,38 % de los apoyos, aunque no han reunido la mayoría absoluta, lo que abre las puertas a que la oposición pueda formar Gobierno. La Confederación, un grupo radical heterogéneo, obtuvo el 7,16 % de los votos.


Capas de resentimiento


Lejos de debilitar a la extrema derecha, la guerra de Ucrania ha creado un ambiente propicio para la retórica proteccionista y nacionalista de estos partidos, en medio de diatribas contra las élites y una creciente demanda de autoridad y liderazgo fuerte.


La extrema derecha se encuentra actualmente en la cresta de la ola de la crisis económica, que está afectando no sólo a su electorado popular sino también a las clases medias. Muchos de estos partidos han criticado las sanciones contra Rusia por “injustas” para los ciudadanos de sus respectivos países, reclamando una mayor protección social.


La explotación del pesimismo y las ansiedades sociales por parte de la extrema derecha se ha basado en su impugnación de las medidas adoptadas durante la pandemia de covid-19. Partidos como el FPÖ austriaco (Freiheitliche Partei Österreichs), la Confederación en Polonia o la AfD (Alternative für Deutschland) al otro lado del Rin, se opusieron ferozmente a las medidas sanitarias y supieron capitalizar, discretamente, el enfado de la gente.


El auge de la extrema derecha refleja también la persistencia de inseguridades identitarias ligadas a la inmigración. Las cuestiones migratorias siguen teniendo un profundo efecto en los electorados europeos. El actual resurgimiento de estos debates en Francia, Alemania, Italia, Austria y el Reino Unido así lo atestigua, mientras que Lampedusa se perfila de nuevo como el símbolo del fracaso de la Unión Europea en la gestión de los flujos migratorios.


Las elecciones europeas de 2024 a la vista


Es probable que esta consolidación de los movimientos de extrema derecha sea un tema importante en las elecciones europeas de junio de 2024. Sobre la base de las encuestas nacionales de intención de voto disponibles, estas formaciones podrían sumar más de 180 escaños en el Parlamento de Estrasburgo, frente a los cerca de 130 actuales.


Dos de los antiguos pesos pesados, el PiS polaco y, sobre todo, la Lega de Matteo Salvini, saldrán probablemente debilitados de esas elecciones. En Hungría, Viktor Orban podría volver más o menos a su nivel de 2019, pero sigue sin tener un hogar entre la extrema derecha en el Parlamento Europeo.


Entrarán también nuevos actores: la Alianza para la Unión de los Rumanos (AUR), Chega en Portugal, Sme Rodina en Eslovaquia y los Demócratas Daneses. En Francia hay que esperar a ver si Marion Maréchal dará a Reconquête el impulso que necesita para asegurarse un cargo electo.


Los cordones sanitarios se rompen


Como en el caso de Italia y Francia, estos resultados dependen de los equilibrios políticos y las cuestiones nacionales. Sin embargo, reflejan una serie de tendencias clave a escala europea.


En primer lugar, el equilibrio estratégico que muchos partidos de extrema derecha han sabido encontrar entre normalización y radicalismo. Por otro lado, han conservado la esencia de su ADN nacionalista, populista y autoritario, para seguir distanciándose de los partidos tradicionales y nutrirse del resentimiento y la ira.


Esta reorientación ha abierto nuevos espacios de cooperación, sobre todo con la derecha conservadora o liberal. Italia, Finlandia, Suecia, España y, en el futuro, Austria e incluso Bélgica son testigos de esta fusión de las derechas. Hasta la CDU alemana (la Unión Demócrata Cristiana de Alemania, el partido de Angela Merkel y antes de ella de Helmut Kohl) parece embarcarse en el peligroso camino de una alianza con la AfD a nivel local.


En términos más generales, las ideas y los temas de la extrema derecha se están infiltrando en los partidos de la derecha clásica, como en la radicalización de los conservadores austriacos, los liberales de los Países Bajos y Los Republicanos de Éric Ciotti en Francia.


Esta compleja interacción de fuerzas centrípetas y centrífugas estará en el centro de los futuros cambios europeos.


¿Hacia un matrimonio de la derecha europea?


El mapa actual de los grupos parlamentarios enfrenta a los partidos más mainstream y a menudo más atlantistas, en torno a Giorgia Meloni, Vox o el PiS polaco, unidos en el seno de los Reformistas Conservadores Europeos (CRE), al grupo Identité et Démocratie (ID), que con el tiempo se ha convertido en el principal foro de convergencia de las fuerzas prorrusas en torno a Marine Le Pen, Matteo Salvini, el FPÖ austriaco o la AfD.


Aprovechando su experiencia en Italia, a Giorgia Meloni le gustaría lograr un acercamiento con el Partido Popular Europeo (PPE) y llevar al RCE hacia el centro de la política europea. Partidos como Vox, los Verdaderos Finlandeses, la Alianza Nacional Letona y la rumana AUR se unirían, elevando la fuerza del grupo a unos 80 escaños.


El aggiornamento de Meloni sobre Europa hace posible a priori el matrimonio de la derecha europea, pero este escenario choca con las exigencias del PPE. Manfred Weber, presidente del grupo del PPE en el Parlamento Europeo, señaló que sus aliados debían ser firmemente proeuropeos, respetar el Estado de derecho y apoyar inequívocamente a Ucrania.


También señaló con el dedo al PiS polaco por su deriva antiliberal. Además, es probable que la dinámica interna del PPE, en particular las disensiones en Alemania entre la CDU y la Unión Socialcristiana (CSU), influyan en las futuras estrategias de alianza.


Marine Le Pen y Matteo Salvini tendrán que apoyarse en sus aliados tradicionales en Austria y Bélgica, y buscar nuevos socios en Eslovaquia, Portugal e incluso Viktor Orban, en Hungría. Sin embargo, no podrán librarse completamente de la camisa de fuerza de la extrema derecha que tales alianzas siguen representando, especialmente en el caso de la voluminosa AfD, que en algunos aspectos sigue siendo un refugio para los neonazis al otro lado del Rin.


Aunque, naturalmente, las cosas cambiarán de aquí a junio de 2024, como demuestra el revés de Vox en las recientes elecciones españolas, los éxitos futuros apuntan a un desplazamiento del centro de gravedad de la política europea y a un mayor poder para la extrema derecha, que sigue siendo la principal fuente de oposición a los valores fundacionales de la Unión Europea, en particular dentro de la ID.


Las consecuencias también incluyen el riesgo de un endurecimiento de las políticas de inmigración de la UE y un retroceso conservador en las grandes cuestiones de la transición climática y energética, como una amenaza más para un Pacto Verde Europeo debilitado por la crisis económica.

Comments


bottom of page