top of page

Un primer balance de las elecciones europeas


Como se esperaba, la extrema derecha creció en las elecciones al Parlamento Europeo, órgano legislativo de la Unión Europea compuesto por 720 escaños, que se realizaron desde el viernes 6 de junio hasta el domingo 9 de junio, imponiéndose en Francia, Italia y Austria, y obteniendo el segundo lugar en Alemania y Bélgica.


Los dos espacios que representan a la derecha radical en ese organismo -Conservadores y Reformistas (ECR) e Identidad y Democracia (ID)-, sin embargo, no sumaron bancas, quedando en 130, debido a que ID, de la francesa Marine Le Pen, expulsó durante la campaña a los neonazis alemanes de Alternativapor alemania (AfD). Además, la ultraderecha se desplomó en Finlandia y perdió terreno en Suecia, dos países donde estaban segundos.


En Francia, Alemania y Bélgica se desató una crisis política a causa del contraste de este crecimiento con el derrumbe de los oficialismos. El partido delpresiendet francés Emanuel Macron sacó poco más del 15 por ciento, menos de la mitad del 32 por ciento obtenido por la derechista Le Pen. Golpeado por el resultado, disolvió la Asamblea Nacional y llamó a elecciones parlamentarias nacionales adelantadas.


En Alemania, el partido socialdemócrata del canciller Olaf Scholz quedó tercero con el 14 por ciento de los votos, superado por lel AfD, que salieron segundos, y por este resultado le están reclamando que llame a elecciones anticipadas como su par francés.


En Bélgica, donde también había elecciones regionales, el primer ministro liberal Alexander De Croo renunció frente a la derrota. Quedó detrás de la izquierda, con el 7 por ciento. El primer lugar fue la derecha nacionalista con el 22 por ciento, y la ultraderecha sacó el 17 por ciento.


En el Parlamento Europeo, de todos modos, el Partido Popular Europeo, una representación de la centro derecha más tradicional, siguió quedando primero, seguido por la Alianza Progresista que perdió algunos escaños. Terceros se ubican los liberales, mientras que el Partido Verde sufrió un desplome importante.


Los resultados en Francia y Alemania pueden ser leídos como una reprobación general a los gobiernos.


En España, el oficialista Partido Socialista quedó segundo detrás del Partido Popular. El ultraderechista Vox no tuvo un gran salto. La sorpresa fue el partido "Se acabó la fiesta", a la derecha de Vox, que consiguió 3 escaños, uno más que Podemos, que sigue en caída. Ciudadanos no pueod ingresar ningún parlamentario.


En Austria la ultra derecha ganó las elecciones pidiendo el levantamiento de las sanciones para Rusia como parte de su campaña.


En Italia, el partido de la ultraderechista Giorgia Meloni, Hermanos de Italia, que logró reducir la cantidad de inmigrantes asustándolos con su retórica xenófoba y, en parte, con los acuerdos con Albania para que los reciba en centros de inmigrantes mientras tramitan el pedido de asilo a Italia, quedó primero con cerca del 30 por ciento.


Las elecciones no ocasionaron un cambio significativo en la composición del Parlamento Europeo. De hecho, todo indica que Ursula von der Leyen seguirá presidiendo la Comisión Europea, pero dieron una señal clara de descontento en los principales países. Quizás tenga que ver la posición belicista de alineamiento con la OTAN en el conflicto de Rusia y Ucrania.

Comments


bottom of page