top of page

Crece la tensión entre Irán y Pakistán

Se agravó la crisis diplomática entre Irán y Pakistán luego de que este último bombardeara instalaciones de grupos insurgentes en territorio iraní, provocando al menos nueve víctimas, entre ellos mujeres y niños. El hecho sucedió dos días después de un ataque similar de Irán a una organización terrorista en suelo paquistaní, por lo que se ha tomado el acto como una represalia.


El Ejército de Pakistán afirmó que los ataques iban dirigidos contra "al menos siete escondites de los grupos terroristas Ejército de Liberación Baluchi y Frente de Liberación Baluchi", ambas organizaciones insurgentes activas en Pakistán. Y explicó que se emplearon drones, cohetes y municiones.


Según el Ministerio de Relaciones Exteriores paquistaní, varios terroristas murieron durante los bombardeos, que se efectuaron "debido a la falta de acción" de Irán para reprimir la actividad de estas organizaciones. "Pakistán respeta plenamente la soberanía y la integridad territorial de la República Islámica de Irán. El único objetivo del acto de hoy fue la búsqueda de la propia seguridad y el interés nacional de Pakistán, agregaron desde ese ministerio.


La respuesta inmediata de las autoridades iraníes fue convocar al encargado de negocios paquistaní para "pedir explicaciones" sobre el ataque. El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores iraní, Naser Kananí, se limitó a condenar el ataque paquistaní.


China pidió calma a los dos países y se ofreció a "desempeñar un papel constructivo" para aliviar la tensión. En el mismo sentido se pornunció Rusia.


El pasado martes Irán había atacado con misiles y drones dos bases del grupo armado Yeish al Adl en territorio de Pakistán, en los que fallecieron dos niños, según Islamabad, que advirtió entonces de "graves consecuencias". Esa agrupación, calificada de terrorista por Irán, es un grupo sunita opuesto al régimen shiíta iraní, que busca además la independencia de la provincia iraní Sistán y Baluchistán, en la porosa frontera entre ambos países.


Pakistán llamó inmediatamente a consultas a su embajador en Teherán y anunció la suspensión de todas las visitas de alto nivel con Irán, al tiempo que solicitó al país persa la retirada de su embajador en Islamabad.


El gobierno iraní alegó que el ataque no estuvo dirigido contra ciudadanos paquistaníes, sino contra terroristas iraníes. Además de los ataques en suelo paquistaní, Irán atacó el martes objetivos del grupo yihadista Estado Islámico en Siria y presuntas bases israelíes en Irak, como represalia de los atentados de Kerman y Rask que causaron la muerte de más de cien personas en el país persa.

コメント


bottom of page