top of page

Rusia: el Laberinto de Crocus

Por Guadi Calvo / Línea Internacional

Los ataques del pasado viernes al Centro Comercial del ayuntamiento de Crocus, en Krasnogorsk, al noroeste de Moscú, que además cuenta con dos gigantescas salas para diverso tipo de espectáculos, dejaron al menos 133 muertos (números absolutamente provisorios). El hecho ha encerrado a la inteligencia rusa, el Servicio Federal de Seguridad (FSB) en un laberinto, junto a varias conjeturas acerca de los responsables, las que todas tienen mucha verisimilitud, por lo que no sería para nada extraño, que al final del hilo de Ariadna, descubramos que estaban unidas.


Lo que se conoce hasta ahora, es que el pequeño grupo de terroristas, con uniformes de combate (cinco y con barbas según un testigo) armados, además de los clásicos fusiles de asalto Kaláshnikov o AK 44, con un lanzallamas (una innovación en este tipo de ataques), ingresaron a la sala, momentos antes del inicio del espectáculo, por lo que el público, ya había ocupado prácticamente la totalidad las localidades, que superan las 6 mil. Abrieron fuego y detonando explosivos, posiblemente cócteles molotov, con lo que iniciaron el fuego que terminó tomando el edificio y haciendo caer su techo.


Un remedo de lo sucedido en Bataclan, la sala parisina, que fue uno de los blancos de los ataques terroristas a la capital francesa en noviembre de 2015, dejando unos ciento cuarenta muertos en total, noventa en el teatro, tras abrir fuego indiscriminado contra el público.


Poco concreto se conoce hasta ahora, más que aparentemente se habría detenido varios sospechosos, el primero, en cercanías del complejo, y no se sabe, si entre el resto de los apresados, se encuentra los cuatro hombres, aparentemente perpetradores, que huyeron del lugar en un “auto blanco”.


De inmediato, unidades las Spetsnaz (Unidad de designaciones especiales) grupos de elite de las fuerzas especiales junto a bomberos y la policía, acordonaron el lugar para atender a los heridos y batir el área en busca de más elementos terroristas y el plantado de minas.


Las usinas noticiosas, como es usual en estos casos, comenzaron a tentar conjeturas acerca de quiénes habrían sido los responsables, no solo materiales, sino y fundamentalmente intelectuales. Por lo que, curándose en salud, de inmediato un comunicado de la cancillería ucraniana, avisó que ellos no tenían nada que ver en el asunto, también lo hizo el grupo Cuerpo de Voluntarios Rusos, una unidad de mercenarios paramilitares pagados por Kiev, que lucha contra su propia patria, más despreciables no se consigue.


En el plan de lavarse las manos también lo hizo la Casa Blanca, y después una pequeña catarata de “yo no fui”, tan sentidos como falsos, por parte de países de la OTAN, que desde hace dos años están sosteniendo, con todo empeño, la guerra contra Rusia.


Ucrania, además de deslindar cualquier tipo de responsabilidades, acerca de los hechos del viernes, subió la apuesta, para ensuciar la cancha y agregó que la Dirección Principal de Inteligencia del Ministerio de Defensa de Ucrania (GUR) asegura que detrás del atentado están los servicios secretos rusos, al servicio de Putin.


Lo único cierto es que, a las pocas horas de producirse la matanza, un comunicado del Daesh Willat Khorasan, (DK) se adjudicaba el atentado. La filial de Daesh, para Afganistán, se ha convertido en la principal amenaza para el gobierno del Talibán. Pero de allí que cuente con recursos para una operación de la magnitud de la del viernes, es imposible haberla realizado de manera autónoma, por lo que, sí o sí, debió contar con un apoyo exógeno.


Según la Asociación Internacional de Veteranos Alfa del FSB, más allá de que el atentado del viernes y el frustrado a la sinagoga, el DK no pudo realizarlo sin una ayuda exterior, apuntando directamente a Kirill Budanov, el jefe de la inteligencia ucraniana.


El Daesh afgano opera cada vez con más intensidad dentro del país centroasiático, realizando ataques de baja intensidad, ya que carece de medios y estructura, para acciones más importantes. Por ejemplo, el día anterior al ataque en Crocus, el DK se atribuyó el atentado explosivo en la ciudad de Kandahar, al sur de Kabul, contra un grupo de personas que esperaban a las puertas del New Kabul Bank, en su mayoría funcionarios, para cobrar sus salarios. El hecho dejó tres personas muertas e hirió a otras doce. En septiembre del 2022, ya había mostrado que tenía a Rusia, como objetivo en su amplio abanico de enemigos, atacado su embajada en Kabul.


A principios de marzo, la inteligencia rusa, el FSB, había frustrado un ataque planeado contra una sinagoga en la región de Kaluga, cerca de Moscú. Respecto a este hecho, desde la embajada norteamericana en Moscú, pocos días antes había salido un comunicado que indicaba que “no hay razón para dudar”, de la presencia de muyahidines, en la capital rusa, y que planeaba atacar grandes eventos, incluidos conciertos, por lo que advertía a sus ciudadanos que eviten grandes reuniones.


Una larga historia…


Rusia tiene una larga historia de acciones terroristas en su territorio, inicialmente durante la Segunda Guerra Chechena (1999-2009), cuando se produjo una oleada de ataques explosivos en diferentes edificios en Moscú, Buinaksk y Volgodonsk, matando a trescientas personas, en septiembre de 1999, pocos después que Vladímir Putin, asuma el cargo de Primer Ministro. Acción que fue continuada en octubre de 2002, cuando unos cincuenta combatientes chechenos, asaltaron el teatro Dubrovka de Moscú, tomando a cerca de novecientos rehenes. La retoma del edificio y los combates que se libraron significó la muerte de ciento setenta personas.


Dos años después, un grupo de treinta combatientes chechenos, asalta una escuela en la ciudad de Beslán (Osetia del Norte), tomando de rehenes a unas mil doscientas, personas, en su gran mayoría alumnos. En el operativo murieron 334, almas, 186 de ellos niños.

Este tipo de ataques continuaron prácticamente hasta 2017, contra trenes, subtes, mercados y aeropuertos, pero nunca produjeron tantos muertos como los tres primeros. Aunque si ciudadanos rusos han sido víctimas de atentados de grupos terroristas fuera de su país. Como el que se produjo contra el vuelo 9268 de Metrojet, el último día de 2015, sobre el desierto del Sinaí (Egipto) en el que murieron todos los pasajeros 217, casi en su totalidad rusos, que regresaban de sus vacaciones en un balneario de mar Rojo, además de morir los siete tripulantes. El ataque fue revindicado por la Willat Sinaí, adherente al Daesh.


Respecto al frustrado ataque a la sinagoga de Kaluga, el pasado siete, por parte de las fuerzas de seguridad rusa, lo confirma un comunicado del día nueve del Comité de Seguridad Nacional de Kazajstán (KNB) en el que reconoce que dos ciudadanos de su país, habían sido asesinados, tras el allanamiento de efectivos rusos el día ocho en una vivienda en el pueblo de Koryakovo, en la región de Kaluga.


Los dos terroristas, ejecutados, habían ingresado a Rusia a fin de febrero. Los ciudadanos kazajos, al igual que el resto de los países de Asia Central, a excepción de Turkmenistán, no necesitan visa antes de los noventa días.


Está claramente confirmado, incluso por el propio expresidente Donald Trump, que los Estados Unidos han utilizado en reiteradas oportunidades muyahidines tanto del Daesh como al-Qaeda en diversas y numerosas oportunidades.


Tras las operaciones rusas contra el terrorismo en Siria, que han devastado a esa fuerza, formada por Washington y financiada por Qatar, y el Reino Saudita, la inteligencia iraní, denunció en 2015, que muchos de los muyahidines provenientes fundamentalmente de Asía Central, (Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán) acorralados por los bombardeos rusos en Siria, fueron trasladados al norte de Afganistán, por helicópteros norteamericanos, lo que termino conformado la hoy tan mediática Willat Khorasan, para combatir al talibán. El chasco de Siria, es lo que ha motivado al Daesh a intentar vengarse del presidente Vladímir Putin, incluso varios contingentes, viajaron a Ucrania para combatir a favor de Kiev.


De todos modos, y más allá del apuro de la prensa internacional a dar por buena que el ataque en Crocus ha sido obra de hombres del Daesh, nada puede darse por seguro. Llama la atención que, en este ataque, de haber sido realizado efectivamente por integristas musulmanes, se hayan planeado con vías de escape, ya que en este tipo de operaciones los atacantes, como ha sucedido en multitud de oportunidades, no hayan ido pertrechados con chalecos explosivos, más allá de que pueda ser cierto que la circunstancia, no les hubiera sido posible confeccionarlos, los combatientes suelen hacerlo hasta el final, para convertirse el Shahid (Mártir), para alcanzar con seguridad, el paraíso prometido y no quedar atrapados en el laberinto de Crocus, junto a sus mandantes.

Comments


bottom of page