top of page

Una guerra de la OTAN contra Rusia podría tornarse inevitable

Por Avedis Hadjian / Kalipolis.co.uk

Tanques rusos capturados exhibidos en Kiev, enero de 2024. (Foto de Avedis Hadjian)


Ninguna decisión podría ser más difícil para cualquier líder que la de declarar la guerra, lo que implica enviar gente a la muerte, tanto ciudadanos propios como de determinado adversario. Sin embargo, Rusia, al igual que la Alemania del Tercer Reich, está haciendo cada vez más difíciles los argumentos de Occidente en contra de la guerra. El corolario podría ser aún peor, ya que inevitablemente se convertiría en una guerra mundial, esta vez, a diferencia de las dos anteriores, en la que participarían potencias nucleares.

De la infinidad de posibles desencadenantes para tan horrendo desenlace, señalemos sólo seis, algunos de los cuales ya se han difundido públicamente en la prensa. Nos limitaremos a enumerarlos, sin más detalles ni discusión sobre su validez. El objetivo es resaltar la gravedad del momento:

1) El presidente de Francia, Emmanuel Macron pidió el despliegue de fuerzas francesas en Ucrania si Rusia avanza más hacia Kiev u Odesa (esta última no está ya muy lejos del frente de guerra, especialmente si se abre una segunda línea del frente en Moldavia).


2) El 28 de febrero, la república separatista de Transnistria, una pequeña porción de tierra situada entre Moldavia y Ucrania, solicitó "la ayuda de Rusia” en una sesión del Congreso de Diputados de Transnistria, que no se había reunido en 18 años. Como sabemos por la historia rusa y soviética, estas solicitudes suelen ser el preludio de acontecimientos desagradables. En este caso, la apertura de un posible segundo frente contra Ucrania comprometería también a Moldavia, en cuyo territorio soberano se encuentra este microestado satélite ruso.


3) Las armas nucleares se están utilizando ahora indirectamente como elemento disuasorio en la invasión rusa de Ucrania. La Evaluación Nacional de Amenazas 2024, poco conocida pero disponible públicamente, realizada por el servicio de inteligencia de Lituania apunta a una campaña generalizada de desinformación y espionaje dirigida a la república báltica que involucra no solo a Rusia sino también a Bielorrusia, el peón de Putin en la región. Lo que es más grave, el informe de inteligencia lituano señala que las armas nucleares no estratégicas que Rusia ha desplegado en Bielorrusia se utilizan como respaldo táctico cuando las fuerzas convencionales rusas se envían al frente en Ucrania.


4) La guerra israelí contra Gaza puede extenderse rápidamente por todo el Medio Oriente, especialmente si obliga a Irán a entrar en combate. Un conflicto general en expansión en Oriente Medio conduciría a una guerra mundial.


5) El llamado del Papa a Ucrania para negociar. Independientemente de lo desafortunado del espíritu y las palabras con los que Francisco se refirió a Ucrania como “derrotada”, esto puede ser otro indicador claro de la gravedad de la situación, ya que la Santa Sede posiblemente tenga conocimiento de información más detallada sobre el curso de la crisis. guerra.


6) El New York Times informó que en octubre de 2022 la CIA advirtió al presidente Biden sobre una probabilidad del 50 por ciento o más de que Rusia usara su arsenal nuclear en Ucrania en caso de adversidad en el campo de batalla. Esta advertencia llevó al discurso de “Armagedón” de Biden.

Un escenario así también liberaría a otros gusanos que ahora acechan en relativa oscuridad, incluidos los regímenes de Erdoğan en Turquía y Aliyev en Azerbaiyán, dos autocracias agresivas con intenciones expansionistas no sólo contra Armenia, que enfrenta amenazas existenciales por parte de ellos, sino también contra Irán.

Dos diferencias clave con la Segunda Guerra Mundial son el relativismo moral de lo que colectivamente llamamos Occidente. No sólo no existe un Churchill que galvanice a todos detrás de una causa contra los enemigos de la sociedad abierta. Esto es crucial. El monstruo en el que se ha convertido Rusia no es sólo una consecuencia de lo que pudo haber sido en su momento la imprudente expansión de la OTAN hacia el Este, que ahora es inevitable. También es el resultado de la legitimidad que la Unión Soviética de Stalin, modelo de la Rusia de Putin, adquirió con la victoria en 1945 como una de las potencias aliadas, aunque tuviera más en común con su antiguo socio totalitario, el régimen nazi.

Puede que todavía no tengamos un Churchill que unifique a todos en una lucha. Nadie lamentó más amargamente haber declarado la guerra a Alemania el 1 de septiembre de 1939 que Neville Chamberlain, pero lamentó aún más que todos sus esfuerzos genuinos fueran infructuosos. Sin embargo, la Checoslovaquia sacrificada en el altar de la paz o el apaciguamiento en Munich en 1938 no saciaron los apetitos jurásicos de Hitler. Ucrania tampoco, y mucho menos Moldavia, lo harán con los de Putin.


Comentários


bottom of page